Semblanza

image

¿Cómo inició Fundación José Valencia?

Después de más de 40 años de atender adultos mayores, me ha sido dado el conocer la enorme cantidad de necesidades que tienen en México y que definitivamente no son de carácter médico, pues sus causas son en especial del tipo cultural, la continuidad de hábitos que lo mantienen a un lado de sus familias, su falta de función social, económica, legal, etc. igualmente el aspecto médico en el que todos toman decisiones en lugar del abuelo, llevándolo a vivir una enfermedad cualquiera e incluso el proceso de su muerte basados en esas decisiones sin preguntarle cuál es su verdadera voluntad.

Si bien es cierto que amo la Medicina mirada estrictamente como ciencia, no considero que deba ser aplicada a todos los seres humanos, menos aun cuando esos ancianos quienes desean descansar y pasar el resto de su existencia en casa, rodeados de sus elementos de arraigo y sus seres queridos, incluyendo a su mascota, sin medicamentos ni elementos externos que lo mantengan en una vida sin calidad y sí con angustia, dolor…agonía. Descubrí que esa agonía existe cuando ese viejo aún no se ha reconciliado consigo mismo, con sus creencias (su Dios) y sus familiares; encontré que el dolor mayormente es emocional que físico y que al ayudarle a comprender el proceso que está viviendo, ese dolor disminuye y hasta desaparece casi o sin necesidad de medicamentos paliativos.

Lo que mencioné me trae a ver que cada individuo, sea cual sea su edad y muy en especial cuando es anciano, debe ser tratado de manera individualizada: debe ser considerado como un ser humano con necesidades especiales y atendido por otro ser humano con capacidades, vocación, humanismo, humildad y entrenamiento especiales.

Así pues, he luchado por difundir una serie de disciplinas en las que el anciano o abuelo conozca y ejerza su verdadera función de manera interactiva con todos los miembros de la familia y que los más jóvenes y niños entiendan que su abuelo es vigente sin importar la edad que tengan o lo estrafalario de sus ideas.

Esto no inicia cuando llega a una edad avanzada, sino desde temprana edad, en la que los abuelos son vistos por todos los miembros de la familia solamente en espera de que alguien vea o haga algo por ellos, los lleve al médico o les solucione sus requerimientos más básicos con medicamentos que no curan sino sus síntomas. Debido a lo anterior y estudiando culturas de otros países y del nuestro, pero de nuestro propio pasado, decidí reunir una serie de consejos o sugerencias para que al realizarlas desde que somos niños, pudiésemos llegar a disfrutar de una vejez autodiseñada, plena en dignidad y calidad.

Por todo lo anterior nació la Gerontoprofilaxis, creo que esta palabra la inventé yo, pues no la he encontrado en internet, no obstante, sea como sea, en este sitio web deseo establecer de manera contundente esos principios básicos y aplicables para todo individuo, cualesquiera que su edad sea para que goce cabalmente de vida sin dependencias y persiguiendo sus sueños, anhelos, metas, por locas que pudieran parecerles a otros.